Formulario de contacto

El antiguo Iriarte

Ropa, zapatos y bolsos para una mujer real

Blog

 El salacot y la sahariana

 Por Sandra Solís Climas cálidos, grandes viajes, guerras tribales, aventuras. Eso es lo que nos sugiere el complemento que hemos escogido para nuestra segunda entrega de Vestidos y sombreros: el salacot. Si hay un elemento por excelencia que recuerde a exploradores y cazadores es este sombrero en forma de casquete, cuyo humilde origen lo encontramos en Filipinas, donde comenzó a fabricarse con tejido vegetal con el objeto de proteger del sol, y elevado a icono del ejército inglés durante el Imperialismo Británico. Pero también fue utilizado por alemanes, franceses, belgas y españoles. De hecho, fue el sombrero que lucía la guardia… Leer más »

 Vestidos y sombreros

Por Sandra Solís¿Qué historia encierra un sombrero?,  ¿Cuándo se empezó a poner de moda y por qué?,  ¿Cómo se lleva y qué normas sociales implica?, ¿Con qué atuendo se pone? Vestidos y sombreros nace como una colaboración  de dos comercios  tradicionales y de calidad que convivimos en la misma calle Magdalena de Oviedo, El antiguo Iriarte, de ropa, calzado y complementos, y sombrerería Albiñana. Cada mes, publicaremos en nuestras redes sociales una foto y una historia. Para la imagen, nos pondremos un vestido al que le buscaremos un sombrero adecuado. O al revés, elegiremos un sombrero y buscaremos un bonito… Leer más »

 ¡Enamórate de ti!

Por Sandra Solís  Entra una señora en la tienda.-Hola, Buenos días-, la saludo.-Buenos días-, contesta.-Quería un vestido-, añade.-¿Largo o corto?-, le pregunto.-¡No, largo no!-, advierte con énfasis.-Los cortos los tengo aquí, entonces-, y me acerco al perchero de donde empiezo a extraer y a mostrar diferentes prendas.-No, ese no que no tiene manga y mis brazos ya no están para enseñar-, me dice.Saco otro.-No, ese tampoco que tiene mucho escote y ya no tengo edad-, confiesa.-Mira, este es monísimo y sienta de maravilla-, le digo.-¡Ay no! Demasiado corto-, salta un tanto escandalizada.Al final, doy con cuatro vestidos que pasan esa primera… Leer más »

 Por todas las mujeres

  Por Sandra Solís Parar para llegar, para alcanzar esa igualdad que, al menos a mi generación, nos han vendido como si ya existiera, como si ya se hubiera logrado, cuando nos decían aquello de la liberalización de la mujer y el acceso al mundo laboral. Bla, bla, bla. Nosotras lo que hacemos es trabajar el doble. Dentro, fuera y a jornada completa, casi sin descansos. Pero no voy a contar lo que todos ya sabemos, sobre todo las mujeres, que, siempre a la carrera y haciendo mil cosas a la vez, lo sufren en sus propias carnes. Hoy quería relataros mi… Leer más »

 ¡Todos a la mesa!

 Por Sandra SolísUna de las cosas que más me gusta de recibir en casa es la puesta en escena. Ahuecar cojines, encender luces indirectas, crear ambientes mágicos, escoger la música que sonará de fondo, distribuir comensales, obsequiar a los invitados con algún recuerdo de la velada… Pero el plato fuerte, y nunca mejor dicho, es la decoración de la mesa donde nos sentaremos a degustar el menú preparado con mimo. Si bien siempre he cuidado los detalles y me precio de vestir bien linda la mesa de mi comedor, tengo una amiga que es insuperable. Cada vez que hemos ido… Leer más »

 Nuestras sesiones de fotos

Por Sandra Solís Un par de veces al año, cuando comienza una temporada y nos llegan a la tienda las cosas nuevas, nos gusta hacer una sesión de fotos intensa para actualizar la página web e ir publicando en las redes sociales imágenes con nuestros looks favoritos. A pesar de que trabajamos con más de 17 marcas, entre calzado, ropa y complementos, preferimos crear nuestros propios estilismos en vez de tirar de los books de las firmas. ¿Por qué? Por cercanía, porque defendemos los posados naturales (nada de Photoshop ni retoques), porque apostamos por las mujeres reales y porque es mucho… Leer más »

 Villa Idalina, donde el amor perdura

  Por Sandra Solís Fue un capricho. Cuando buceaba en Booking, allá por el mes de mayo, buscando alojamientos baratos en todos los pueblos donde pararíamos en nuestra ruta cicloturista, me topé con Villa Idalina. Cinco amigos y una viaje en bici que nos llevaría desde Orense a Vigo pedaleando a la vera del Miño hasta su desembocadura en el Atlántico. Nuestras pernoctas alternarían pueblos portugueses y gallegos y no pretendían en absoluto la excelencia. Una cama limpia y una ducha de agua caliente. Lo mínimo para descansar a buen precio y retomar los pedales al día siguiente. Pero en Caminha, un… Leer más »

 Hoy casi muero

 Por Sandra Solís  Esta mañana, a 2º centígrados e inmersa en una densa niebla, casi muero de pena. De la que venía, a abrir, observé como la dueña de una pequeña tienda de cosméticos bio en la calle Cimadevilla ayudaba a un chico a cargar todos los enseres del local en una furgoneta en la que se leía “Hacemos traslados económicos”. Esa pequeña tienda debe de llevar abierta desde el verano. Apenas ha durado 6 meses. Imagino, que tampoco lo sé, que su dueña la habrá abierto con toda la ilusión, invirtiendo algunos ahorros o la paga íntegra del paro, intentando… Leer más »

 Os deseo

  Por Sandra Solís Este verano descubrí un pequeño placer que me procuró grandes momentos. Antes de abrir la tienda, por la tarde, tras subir la cuesta de mi casa y llegar a la calle Cimadevilla muy acalorada, compré una tarrina de turrón en helados Verdú y me senté a dar buena cuenta de ella, despacito, saboreando cada cucharada, a la sombra del árbol de la plaza Daóiz y Velarde más cercano al Palacio del Marqués de San Feliz. Resguardada del calor por su enorme sombra, corriendo una ligera brisa y disfrutando de la quietud de la primera hora de la tarde…. Leer más »

 Dadme pasión

Por Sandra Solís Dadme pasión. Démonos pasión. La necesitamos. La pasión, el entusiasmo, la ilusión y el crecimiento resucitan a un muerto. Estos días revivo de un letargo gracias a un personaje que apareció por la tienda para decorar la fachada de El antiguo Iriarte. El tipo en cuestión se llama Nacho Martínez y me enamoró a los cinco minutos de conocerlo. Primero hablé con él por teléfono, me explicó su proyecto y quedó en pasarse esa misma tarde. No muy alto, menudo, ojos saltones y vivarachos, pantalones caídos, larga barba pelirroja y derroche de energía.Entre su llamada y su visita,… Leer más »