Formulario de contacto

El antiguo Iriarte

Ropa, zapatos y bolsos para una mujer real

A través del cristal

Por Sandra Solís

No sé a vosotros pero a mi me fascinan los escaparates. A través del cristal, nos cuentan pequeñas o grandes historias y, dependiendo del acierto de la exposición, pueden hacer que cualquier objeto se convierta en el más deseado. Puede ser un vestido o un bolso. Pero también una pieza de fruta, un teléfono o un pastel. Recuerdo que, de niña, una de las costumbres más arraigadas en mi familia era pasear los domingos por la tarde por el centro de Oviedo, con los comercios cerrados, para ver escaparates. Mis padres se iban parando en cada vitrina, mientras mis hermanos y yo nos adelantábamos correteando. Y hoy, cuando visito una ciudad, no doy mi veredicto final sobre ella hasta que no paseo por sus calles comerciales y aprecio las tiendas de la ciudad y sus escaparates.

El pasado mes de febrero retomé la vieja costumbre de mis padres y le sugerí a un amigo ir a dar un paseo por Oviedo para mostrarle mis escaparates favoritos. Mi amigo se llama Enrique Pinín, es pintor y escultor y ganó, junto con Puri Méndez y Ezequiel Sebastián, el primer premio del concurso de escaparates de Carnaval organizado por el Ayuntamiento de Oviedo. Entre los tres, decoraron las vitrinas de la librería Santa Teresa con un hermoso homenaje a los libros, al Quijote y a Cervantes.

P1030375

El hidalgo y Sancho entre las páginas del libro del Quijote hecho por los creativos.

P1030372

Enrique Pinín posando con el Cervantes que realizaron para el escaparate.

A través del cristal

Un gran molino del que salen libros centra la otra parte de la vitrina.

Pero yo valoro mucho el comercio que se molesta y que siente cierta inquietud por poner buenos escaparates todo el año y no de manera puntual. De ahí que condujera a Pinín hacia establecimientos que ni siquiera participaban en el concurso. Hay dos vitrinas que a mí me hacen parar en seco. De hecho, aunque no me queden de camino, hago por pasar cada cierto tiempo para ver con qué me sorprenden. La primera es la confitería Rialto, en la calle San Francisco. Tiene dos pequeños escaparates. El de la izquierda es el comercial, con una exposición correcta del producto, y el de la derecha es el creativo.

 
P1030497

Entrada de la confitería Rialto, con el escaparate creativo a la derecha y el más comercial a la izquierda.

Según me han contado en el establecimiento, dos mujeres, madre e hija, son las artífices de estas creaciones. Es increíble todo lo que se les ocurre para mostrar pastas, carbayones, pasteles y moscovitas. En la decoración que han montado para estos días, sobre un fondo negro, han colocado un montón de macetas con plantas. Cada fruto es uno de los dulces de Rialto y, en el tallo, una linda etiqueta especifica el producto: ¨princesitas”, “cubiletes”… Es elegante, diferente y hermoso. Aunque no seas de dulces, te paras. 
P1030493

Carbayones y bollos de crema.

P1030352

Margarita hecha con moscovitas

P1030501

Vista de las plantas con sus frutos.

P1030486

Cada planta con su fruto distinto.

Pero recuerdo muchos más. Las dos creativas han recreado el aula de una antigua escuela, un tipi indio o el fondo del mar. También me viene a la mente una hermosa vitrina con partituras e instrumentos musicales y otra decorada con figuras de papel. Siempre me sorprenden y siempre me gustan sus ideas. Aquí os muestro varias fotos de su último trabajo. 
P1030351

Cada fruto está etiquetado.

Otro escaparate que se sale de lo corriente y que me parece fascinante también es fruto de las ideas de una madre y una hija. Se trata de Isabel Timón, una tienda de zapatos exquisitos situada en Marqués de Pidal, 10. Más que un escaparate, estas dos mujeres plantean un concepto de tienda global. Todo en este establecimiento, desde la madera ondulada de sus estantes, la moqueta, el gran espejo, la luz indirecta y el marco azul de su vitrina, está pensado para crear un efecto. Y lo consigue. Me cuenta Isabel Timón que muchas personas confunden este comercio con una sala de arte. Sólo cambian el escaparate dos veces al año, en la temporada primavera-verano y en la de otoño-invierno. Isabel hija, que ejerce como arquitecta en Nueva York, proyecta las ideas e Isabel madre, las lleva a cabo. “Yo soy la que paso horas currando”, dice mientras nos muestra un abanico hecho por ella para la apertura de la tienda, hace ahora un año, y que luce espléndido en una de las paredes de la tienda. Todas las piezas del abanico son calzado. Botas, deportivas, salones… Troquelados y ensartados en hilos. 
P1030389

Abanico realizado por Isabel Timón para la apertura de la tienda.

P1030524

Nubes y lluvia para el escaparate de la campaña otoño- invierno diseñado por Isabel Timón y su hija.

Si algo define a Isabel Timón es su determinación. No todo el mundo entiende su concepto de tienda ni su producto, pero ella se mantiene en sus trece. Sólo hay un zapato en su escaparate, pero a través del cristal se contempla un espacio maravilloso lleno de objetos de deseo que reposan en las suaves ondas de la madera. Las fotos que ilustran este post pertenecen al escaparate de invierno. Está a punto de cambiar al de primavera. No sé vosotros pero yo estoy deseando ver con qué nos sorprenden.

 
P1030392

Las ondas se reflejan en un gran espejo.

Y, finalmente, hay otro escaparate, precisamente en frente de la tienda de Isabel Timón, que si bien es menos impactante, sí manifiesta una inquietud por parte del joven matrimonio que regenta este negocio por el escaparatismo y por lucir sus productos de una manera original y diferente. Se trata de Cover, un comercio de ropa, zapatos y accesorios para hombre y mujer. Los dueños proyectan y construyen todo el mobiliario del escaparate y cambian hasta las baldosas del suelo dependiendo de la colección.

P1030503

Vista general del escaparate de Cover.

P1030511

Piñas naturales y macetas con plantas.

P1030512

La estantería está hecha para la ocasión.

La campaña de primavera-verano la han inaugurado con una explosión de frescura. Plantas y piñas decoran la estantería que han hecho para la ocasión. A mi me gusta.

 Y hasta aquí nuestro recorrido. Espero que os haya gustado el paseo. Pinín quedó encantado.

6 respuestas a “A través del cristal”

  1. Enrique Pinin

    Me has enseñado mucho,amiga Sandra….he disfrutado el recorrido y ahora me emociona este post……genial

    Responder
  2. Pedro santos valle

    Siempre me han gustado los escaparates de Oviedo, a veces me hubiera gustado dejar mi huella en alguno de ellos

    Responder
    • elantiguoiriarte

      Nunca es tarde, Pedro. Si tienes alguna buena idea, siempre se puede estudiar. En nuestro negocio tenemos 5 escaparates. Un saludo y gracias por leer este post y dejar tu impronta.

      Responder
  3. Roberto F.C.

    El escaparate de Rialto sin duda lo mejor de Oviedo. El anterior al de la foto era espeectacular, una autentica obra de arte e ingenio.

    Responder
    • elantiguoiriarte

      Suelen serlo todos Roberto, al menos para mí. Estoy deseando ver el próximo. Gracias por asomarte a este blog y por dejar tu testimonio. Un saludo

      Responder
  4. Johna70

    Nice post. I study one thing more difficult on completely different blogs everyday. kkkdgbeekeab

    Responder

Deja tu comentario

  • (will not be published)