Formulario de contacto

El antiguo Iriarte

Ropa, zapatos y bolsos para una mujer real

El escaparate de la ilusión

Por Sandra Solís

Qué difícil escoger un comienzo para la primera entrada de un blog. Ya sé de qué voy a hablaros, pero no tengo muy claro a quién me dirijo exactamente, cómo hacerlo y si lograré captar vuestro interés. Lo mejor será ponerme a ello sin más.

Primero me presentaré. Soy Sandra, he estudiado y ejercido como periodista durante diez años, ahora me dedico al negocio familiar, soy madre y ya he superado los 40. Ya os iré hablando más de mi a medida que vaya publicando cosillas pero hoy destacaré una de ellas. Me encanta el escaparatismo y todo aquello que tenga que ver con el proceso creativo. Y os cuento esto porque mis inquietudes han tenido premio por segundo año consecutivo y El antiguo Iriarte ha logrado el segundo puesto del XI concurso de escaparates navideños convocado por Oviedo Tiendas. Esta es nuestra obra.

P1020874

Sorteo extraordinario de Navidad de El antiguo Iriarte, en Oviedo. Nuestra niña de San Ildefonso lleva pañuelo y americana de I.code, foulard con estampado de tartan a modo de falda y zapatos estilo Oxford de c.doux.

A mediados de noviembre comencé a pensar qué hacer este año para nuestro escaparate de Navidad. Es algo que me cuesta puesto que la Pascua está muy estereotipada. El año pasado ganamos el primer premio del concurso con la recreación de una cabaña y un árbol hecho con varas de avellano y suspendido en el aire desde un cable que lo sujetaba al techo. Nuestra cabaña tenía chimenea (que pintó muy generosamente mi amigo Enrique Pinin) y los adornos del árbol eran todos caseros (pajarillos de tela cortados y cosidos por mi madre y palitos de mar recogidos en la playa de Salinas). Este año, tenía que hacer algo totalmente diferente. Pero ¿qué?

IMAG4968

Escaparate con el que ganamos el primer premio del concurso navideño, en 2013.

¿Qué hay más navideño que la lotería?

De pronto tuve una idea. Se la comenté a mi hermana, a mi madre y a Martín, mi compañero y cómplice en todas las locuras que se me ocurren. No lo veían muy claro pero me dejaron hacer y nos pusimos a ello. A medida que construíamos la estructura del escaparate fueron surgiendo problemas que lo hacían inviable. Yo estaba bastante desanimada y a punto de tirar la toalla hasta que, observando la bola que estábamos haciendo, me dije: esto parece más un bombo de lotería que una bola de Navidad. ¿Y qué hay más navideño que la lotería? Además, con el anuncio televisivo de este año , estaba en boca de todos. Y así fue cómo compramos más alambre, pusimos una base al bombo (el paragüero de la tienda vuelto del revés), con malla de gallinero de otra creación hicimos el canal para la salida de las bolas, lo pintamos todo de dorado, forramos las paredes del espacio interior del escaparate, pusimos una de las copas de cóctel de mi madre como lugar de recogida del número saliente, elaboramos la manivela, compramos las bolas y las rotulamos y vestimos a nuestra maniquí de niña de San Ildefonso, aunque con un look algo más moderno y renovado. También le hicimos un brazo con alambre (nuestros maniquíes no los tienen) y con un guante relleno de algodón, la dotamos de una mano para sostener la bola. Finalmente, escribimos un texto llamando a mantener la ilusión en estos tiempos de crisis en los que todos lo estamos pasando tan mal.

Imaginación y cariño

P1020865

Salida de la bola del bombo.

P1020867

Canal de malla de gallinero por donde salen las bolas hacia la copa

Es lo que tiene no ser escaparatista profesional y, al ser una tienda pequeña y familiar, carecer por completo de una partida presupuestaria para escaparatismo. Aquí todo se hace con mucha imaginación y cariño pero de forma casera y barata. Vanessa y mi madre hicieron las letras doradas que anuncian el sorteo, Pinin se vino a buscar conmigo a la ferretería materiales y acabamos con veinte metros de alambre para rematar el bombo y Martín y yo le metimos horas y mucho trabajo.

Es una gozada que tu trabajo se reconozca. A mi, al menos, me resulta muy gratificante y me anima a seguir trabajando en esta línea. Y no sólo el premio de Oviedo Tiendas reconoce nuestra labor, para mí es igual o más importante cada una de las felicitaciones que recibimos en la tienda, en las redes sociales y en la calle cuando ponemos un escaparate. O la parada en seco de algún viandante cuando contempla las historias que creamos a través del cristal. Tenemos un pequeño club de fans que a mí me hace muy feliz. Gracias a todos. Espero seguir teniendo ideas y dar con la forma de ponerlas en práctica para exponer los productos de El antiguo Iriarte y alegrar mi querida calle Magdalena. Tengo un montón de fotos de todas las creaciones que hemos hecho. Otro día, en otra entrada, os haré una recopilación y os contaré algunas anécdotas. Por hoy ya está bien. Hasta la próxima y feliz año 2015.

P1020871

Martín, bromeando con uno de los números.

P1020872

Esta soy yo, sacando una bola de nuestro bombo.

P1020875

El brazo y la mano que le contruímos a nuestra maniquí.

4 respuestas a “El escaparate de la ilusión”

  1. Domingo López

    Me encantó leer tu blog, Sandra, transmite perfectamente tu energía y optimismo y te contagia… 🙂 Enhorabuena por ese nuevo premio! Y sobre todo por el reconocimiento de la gente. Brilláis con luz propia. Es una suerte que los que no vivimos en Oviedo podamos disfrutar de vuestros escaparates aunque sea a través de una ventanita. Un abrazo!

    Responder
    • elantiguoiriarte

      Gracias, Domingo. Tendremos que esmerarnos mucho más ahora que tenemos esta ventana al mundo. Pero no hay problema, nos encantan los retos y nos sobran las ideas. Espero que cuando te asomes a esta página y a este blog, te hagamos seguir disfrutando. Quizás, haga que viajes un poquito y te acerques a ver los escaparates en vivo y regalarle a tu chica algún caprichito de El antiguo Iriarte. Ja, ja. Un abrazo enorme desde nuestra pequeña tienda.

      Responder
  2. Mar

    Hola, tu idea me ha encantado, y esta navidad me gustaría crear un bombo de ese tamaño también. Podría decirme los materiales exactos y los pasos detallados? Muchisimas gracias

    Responder
    • elantiguoiriarte

      Hola Mar
      Utilizamos unas varas planas de madera que hay en Leroy Merlín, que doblan muy bien. Alambre grueso comprado en ferretería, cuerda, bolas de forexpan compradas por Internet a una tienda de León, spray dorado, un paragüero y alambre más fino. Dio bastante trabajo pero quedo bien. En lo alto del bombo, hicimos un caperucho de cartón dorado.
      Si te fijas bien en la foto, se pueden ver los materiales.
      Cómo lo hicimos, no lo recuerdo bien. Utilizando el paragüero de base y doblando las varas sobre el. Hay que hacerlo entre dos personas, por lo menos.
      Espero que te haya servido de algo.
      Un saludo y suerte.

      Responder

Deja tu comentario

  • (will not be published)