El antiguo Iriarte

Ropa, zapatos y bolsos para una mujer real

El salacot y la sahariana

El salacot y la sahariana

 

Por Sandra Solís

 

Climas cálidos, grandes viajes, guerras tribales, aventuras. Eso es lo que nos sugiere el complemento que hemos escogido para nuestra segunda entrega de Vestidos y sombreros: el salacot. Si hay un elemento por excelencia que recuerde a exploradores y cazadores es este sombrero en forma de casquete, cuyo humilde origen lo encontramos en Filipinas, donde comenzó a fabricarse con tejido vegetal con el objeto de proteger del sol, y elevado a icono del ejército inglés durante el Imperialismo Británico. Pero también fue utilizado por alemanes, franceses, belgas y españoles. De hecho, fue el sombrero que lucía la guardia urbana en las Palmas de Gran Canaria, Barcelona, Vigo o Cádiz hasta mediados de los 70. Confeccionado de paja o de tiras de hojas de caña, es totalmente rígido y se sujeta a la cabeza mediante una badana para que el aire circule por su interior. En el casco, suele tener unos agujeros (a modo de chimenea de salida) y puede incorporar un barboquejo, la cinta que lo sujeta a la barbilla. Nuestro modelo es de la firma STETSON.

El salacot y la saharianaEl salacot y la sahariana

 

Si bien lo lucía como nadie Wes Bentley encarnando al capitán Durrance en la película “Las cuatro plumas”, a nosotros nos fascina la versión safari que protagonizaron Robert Redford y Meryl Streep en “Memorias de Africa”. Por eso nuestro look lo hemos completado con una sahariana de algodón, en verde caqui, grandes bolsos de plastón y frunce en la cintura de Humility 1949. Al igual que el salacot, la sahariana tiene su origen en los atuendos militares que llevaban las tropas inglesas en la India a comienzos del siglo XIX. Su color, caqui o beis, igual que la tierra, hacía que los soldados pasaran desapercibidos. A mediados del siglo XX, Ernest Hemingway lució una de estas prendas durante una cacería que realizó en Kenia por lo que también comenzó a conocerse como “chaqueta safari”. Clark Gable, Peter O´Toole o Theodore Roosvelt fueron otros asiduos a este chaquetón. En 1968, Ives Saint Laurent lanzó la primera sahariana para mujer como parte de su colección “África”. Desde entonces, esta parka se ha incorporado, en todo tipo de versiones y colores, al fondo de armario tanto masculino como femenino.

El salacot y la sahariana

En Albiñana y El antiguo Iriarte hemos completado nuestro look con una camisa blanca de algodón de escote pico y línea muy sencilla, también de Humility 1949; un pantalón slim de cintura alta y tejido de gabardina en beis, de Lauren Vidal; una cartera de piel trenzada con tapa de aires vintage, de BIBA, y unos zapatos de cordones, estilo dandi, de Dei Colli. Prendas que evocan otra época y sombreros que recuerdan grandes aventuras y países exóticos adaptados a nuestros días. Si hay algo divertido en la moda es esa reinvención constante y ese juego con las tendencias y con nuestra personalidad y estado de ánimo. Hoy nos sentimos exploradores. ¡Y, en un mes, una nueva aventura!

El salacot y la saharianaEl salacot y la sahariana

Visita nuestras webs, www.sombrerosybanderas.com y www.elantiguoiriarte.com, síguenos en Facebook e Instragram (@lasombrereria y @elantiguoiriarte) y dale a Me gusta en nuestras páginas. Verás qué ideas tenemos para ti.

El salacot y la sahariana

Deja tu comentario

  • (will not be published)